LOS PROYECTOS COLABORATIVOS

TOMAR EL CONTROL DE SUS PROYECTOS DE VIDA A TRAVÉS DE UNA PASIÓN DESCUBIERTA

Los proyectos colaborativos

"Eres el resultado social, sí, pero a partir de ahí ¿qué haces con eso que tienes, con eso que Tú ya eres, qué puedes transformar, qué puedes dar? Nada de ti te pueden quitar. Tú eres el proyecto que comienza…"

Los nuevos proyectos comunitarios serán en zonas con características similares a las anteriores: barrios de difícil acceso y con grandes carencias de espacios recreativos públicos. Gran parte de estos espacios eran grises, sin árboles, sucios y descuidados donde los alumnos tenían que llegar a limpiar. Incluso, eran espacios que habitualmente se utilizaban para actividades no adecuadas ni sanas. Otra de las bondades de nuestra organización es que nuestros grupos llegaban a darle vida a espacios abandonados, éstos eran recuperados por la comunidad siendo éste otro beneficio social.

De los obstáculos complejos y a veces dolorosos que nos hemos encontrado en nuestro andar como organización, son las muchas limitaciones existentes, por ejemplo: el poco interés y disposición de los padres o tutores en apoyar la actividad deportiva de los menores, también condiciones de violencia que se suman a un probable consumo de drogas que hacen que los espacios para la práctica deportiva y de juego sean inseguros o insalubres y muchas veces lejanos o poco accesibles. El valor de involucrar a la comunidad en las actividades de las niñas, niños y adolescentes, es mostrar las fortalezas que brinda el trabajo comunitario y comprender entre adultos la importancia de respetar los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Es importante que gente de la misma comunidad se integre y sea parte de los proyectos para que SIYG pueda acceder a los espacios comunitarios y negociar con la población local emprender actividades y acciones que los beneficien como agrupación social. Por ejemplo, los maestros generalmente son de la misma comunidad, son personas con una gran vocación pero que sin considerarlo reproducen las formas de violencia y machistas que han aprendido a lo largo de la vida, las tienen tan interiorizadas que es difícil trabajar con ellos el proceso de deconstrucción. Será un reto importante en estos proyectos venideros, encontrar un modelo distinto y a los multiplicadores correctos, para llevar a cabo el trabajo dentro de la comunidad.

Para poder comprender necesidades concretas, haremos un primer sondeo de viabilidad en la zona a partir de las estadísticas ya publicadas. Una vez establecidos los puntos en los que queremos y podemos trabajar, haremos visitas y aplicación de cuestionarios para determinar las necesidades que se requieren atender, de ser posible haremos grupos focales previos, sin embargo, las condiciones de las comunidades en las que hemos trabajado presentan una gran resistencia a este tipo de prácticas. Esto es de gran relevancia, ya que el poder llegar a los adultos es inferir el trato hacia los menores y buscar un cambio, ya que si se sigue reproduciendo la violencia al interior del hogar, mucho de nuestro trabajo se verá mermado.

Por otro lado, los maestros tienen una gran resistencia al uso de tecnología, sean aplicaciones o cualquier otra herramienta informática para compartir las actividades que realizan como parte de nuestros proyectos. Nosotros, como organización requerimos datos para hacer la medición de impacto que los proyectos tienen en la comunidad que inciden, por lo que parte de la renovación de SIYG es la alfabetización digital y la sensibilización a estas nuevas formas de construir y hacer comunidad.